Menu

miércoles, 5 de marzo de 2014

De MASCLETÁ


Describir una Mascletá es algo imposible.
La Mascletá se SIENTE. La emoción y las sensaciones que genera no son comparables con nada conocido antes.

Aprovechando la Mascletá de hoy, deseo compartir algunas fotos del evento. Son simples fotografías tomadas rápidamente con mi modesta cámara. Seguramente, no reflejan nada de la vivencia de una Mascletá; faltan los vivos colores, el sonido fuerte y sorprendente de las explosiones, el olor a pólvora; falta la alegría y la emoción colectiva de todos los reunidos.
Parecía un tranquilo día de primavera, soleado, con algo de viento y algunas nubes viajando sobre el cielo azul de Valencia en Fallas. 


La Plaza del Ayuntamiento se preparaba para la Mascletá de hoy.
El Teatro Rialto y el Ateneo Mercantil, juntos, miraban con indiferencia la gente pasar. 


Un árbol en flor esperaba paciente el paso del tiempo, mirando hacia el reloj de la Plaza.


La fuente, con sus flechas de agua apuntando hacia el cielo, parecía la protagonista.


...y la gente llegaba y llegaba desde todas las esquinas,andando lentamente,como sin preocupaciones, ni prisas, como sin rumbo alguno.





En pocos minutos, el perímetro de la Plaza era un verdadero mar de gente, lleno de colores y alegría.




El sol lo inundaba todo. Un helicóptero volaba pero perecía un lento pájaro silencioso ya que el bullicio de las masas cubría cualquier otro sonido con risas y palabras.


También, estaba lleno de gente y aquel balcón de los importantes, bajo la tolerante sonrisa de las estatuas blancas, tan acostumbradas al evento.


Apenas se podía percibir la música sonando lejos; era un conocido pasodoble valenciano, después Paquito el chocolatero  y por último El Fallero del Maestro Serrano. Era la música que llena de orgullo a los valencianos  y nos contagia de emoción a los que no lo somos.

Debe empezar. Desde la tribuna, algo dijeron y  se inició la Mascletá…..
Todo comenzó en una esquina con una explosión; fue el primer disparo pirotécnico. Después, otro y otros, una rápida sucesión de explosiones. 







Después,el sonido aumentó en intensidad y volumen hasta un nivel casi insoportable. Parecía que todo vibraba y sonaba. Los truenos aéreos se acompañaban de colores y mucho, mucho humo. Era la Mascletá...








.. y terminó. Un aplauso colectivo y las ovaciones de los reunidos, finalizo este único espectáculo primaveral.
El humo subió, dispersándose lentamente, dejando paso a los rayos del sol.
También, la gente se disperso con sus prisas para volver a lo cotidiano. 










Pero después de sentir una Masclatá, todo es distinto: el mundo parece mejor, la vida más viva, el sol más brillante y Valencia...más fascinante.
Parece que algo dejamos atrás y volvemos a comenzar de nuevo.

martes, 4 de marzo de 2014

Una nueva belleza femenina - por William Ablett



Como estoy pasando por una etapa algo peculiar y no tengo el tiempo necesario para mantener una actividad constante en el blog, intentaré darle alguna continuidad con entradas esporádicas y cortas.

Hoy, recordaré  al pintor William Ablett , con 3 de sus dibujos que ilustraban  “D´une beauté fémenine nouvelle”  por Eugéne Marsan , articulo publicado en los años 20, en la revista francesa  L´Illustration.



 William Ablett  (1877-1937) nacido en París de padres ingleses, cursó la prestigiosa Escuela de Bellas Artes y comenzó a pintar al óleo, con un gran éxito. Ganó varios premios en exposiciones y fue nombrado miembro de la Real Academia de Londres y caballero de la Legión de Honor. 
Alrededor de 1920, cambió de estilo y empezó a trabajar en los grabados.

Su interpretación de la mujer francesa moderna, de la mujer Art Deco, se convirtió en el sello distintivo del llamado estilo "Boudoir". Su obra muy apreciada y popular en aquella época, perduró en el tiempo y actualmente, Ablett sigue teniendo la reputación de uno de los mejores artistas de este género.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...