Menu

jueves, 18 de diciembre de 2014

ESPAÑA - TIPOS Y TRAJES (3) - SALAMANCA


José Ortiz Echagüe, años 60, 
autor de las fotografías del libro  ESPAÑA - TIPOS Y TRAJES

En esta tercera entrada de la serie dedicada al libro ESPAÑA- TIPOS Y TRAJES,se reproducen las imagenes correspondientes a la región de SALAMANCA con sus respectivos comentarios de las fotografías y también los del capitulo general, titulado El Traje popular en España.


EL TRAJE POPULAR EN ESPAÑA

«…… trapasamos la Sierra de Gata en cuyas estribaciones sé asienta Montehermoso, y en la vertiente norte, ya en Salamanca, cruzando alegres valles, alcanzamos la Sie­rra de Francia, y en los lindes ya de las inhóspitas Batuecas encontramos La Alberca, pueblo se­rrano de pintoresca traza rodeado de corpulentos nogales y castaños.
En La Alberca, el traje actual es vulgar y anodino, pero es aún posible reconstruir el traje antiguo que las mujeres de cincuenta a sesenta años llevaron aún de mozas. Este traje es, sin duda, el más rico y hermoso de toda España. Parece estar influido por un sentido religioso; es un traje de hechura talar y sus adornos, de filigrana de plata y coral, constituidos por enormes collares que descienden hasta las rodillas, están llenos de imágenes, exvotos relicarios, todos ellos riquísimos y los más de indiscutible antigüedad.
El valor de estas prendas hace que en varias sucesiones se desperdiguen entré dilatada paren­tela y su reunión es cada día más difícil.
Llevan tocada su cabeza con amplio pañuelo de encaje que cae sobre los ojos y rodea después el cuello, velando parte del rostro. El traje es de pesado terciopelo ricamente galoneado. Largo delantal, especie de casulla, cubre totalmente la falda por delante.
El hombre anciano lleva traje negro de chaquetilla y calzón cortos, éstos con polainas, anguarina con hebilla de plata y sombrero de ala enorme cual ninguno de España.
El traje joven parece más mixtificado; es de vivos colores, recuerda al de Aragón, del que se distingue en la amplitud y riqueza de la botonadura del chaleco.»


SALAMANCA - La Alberca

TIPOS DE LA ALBERCA. Los mozos de la sierra de Francia visten, caso extraño en España, en que los trajes masculinos son casi en su totalidad negros, trajes de muy chillones colores, generalmente de felpa de terciopelo con finos dibujos. La prenda más característica es el chaleco, muy cerrado sin duda para dar lugar a largas filas de diez grandes botones de plata cada una, colgados de cadenas. Estos botones vuelven a repetirse a ambos lados de los cortos calzones, en mayor número, también colgados de cadenas, por lo que cascabelean al andar.



SALAMANCA.- Mozos de La Alberca

SALAMANCA.- Tipos de La Alberca


SALAMANCA.- Tipo de La Alberca


MUJER DE LA ALBERCA. CHARRAS DE LA ALBERCA. Riquísimo y curioso traje éste, llamado de vistas, en cuyo estudio podrían invertirse largas horas. Sobre la cabeza el blanco tocado de gasa con encajes y cintas de seda, que cae sobre los ojos y rodea el cuello. Jubón de terciopelo negro, abierto por los codos, adornado con galones y botones de plata. Sobre el jubón pañuelo de seda, y sobre éste, a modo de joyel, collares de aljófar, enormes collares de plata y oro de tenue filigrana con rojos corales. De ellos penden medallas, rosarios, cristos, amuletos, encomiendas, relicarios. El "gran collar" da dos vueltas y está formado por grandes carretes y gruesas bolas de labrada plata. A ambos lados arrancan, bajo los hombros, dos grandes fajos de cadenas, de las que penden otra vea toda la variedad de objetos religiosos antes citados, encerrando oraciones, curiosas ofrendas, etc. Saya de paño fuerte, y sobre ella hasta tres manteos: verde, azul y negro, adornados con terciopelo y galones. Delante, el delantal morado con encajes de plata. Ceñidor de colores con madroños de seda. Castas medias de lana y zapatos cuadrados de rica hebilla. La charra de La Alberca se nos presenta así cual rica imagen adornada con espléndido joyel. Aún quedan en Salamanca pequeños obradores, restos de la antigua industria orfebrera charra, donde diestros artífices trabajaban las delicadas joyas de origen árabe, según parece, ya que su uso se remonta a los siglos XIII a XV. Con estos trajes hacen aún las albercanas su oferta a la Virgen en la típica fiesta del 15 de agosto.



SALAMANCA.- Mujer de La Alberca


SALAMANCA.- Charras de La Alberca


TRAJES DE CEREMONIA. Para las ceremonias suelen llevar los hombres en La Alberca una especie de casaca, que se abrocha tan sólo por dos afiligranados broches de plata. Esta prenda es análoga a la que llevan los hombres en Ansó. Conocida allí con el nombre de anguarina. El traje, de la misma hechura que los de los mozos, sólo que negro, y un gran sombrero, que recuerda al de la Robleda, pero sin bridas. Sobre la casaca una larga capa de esclavina.
Las mujeres llevan amplio manto, que cuelga por atrás, llamado el ventioseno, por la clase de paño con que está fabricado.

Este manto, más breve y encuadrando la cara con un volante de seda, se emplea también al norte de Salamanca en la región armuñesa, y recibe el mismo nombre. En esta región, el traje femenino tiene también sus variantes, y está influido más bien por el de Candelario, pues volvemos a encontrar el manteo de candilejas y un breve serenero bordado.


SALAMANCA - La Alberca.- Trajes de ceremonia

VIEJO DE LA ALBERCA. Enjuto y cetrino, cubre su cabeza bajo enorme sombrero. Frisa ya en los ochenta; guerreó con Don Carlos en los vericuetos de las Hurdes. Fué pesadilla de la Guardia Civil, pasó trances amargos y al punto estuvo de ser fusilado. Refiere pintorescamente sus hazañas y da razonables consejos a los chicos del pueblo, que le escuchan atónitos.

SALAMANCA .- Viejo de La Alberca


____________________

       «Siguiendo la Sierra, cortando nuevos y ricos valles, llegamos a la Sierra de Béjar, donde Candelario se asienta, otro lugar donde el traje femenino se conserva aún vivo.
De diario, las mujeres presentan original silueta con su enorme moño inclinado hacia delante, su manteleta, su amplia y lisa falda. Su silueta tiene algo de grotesca y carece de la gracia de la montehermoseña. Sin embargo, al endomingarse para ir a la iglesia, se transforma. Encuadran el rostro con amplio pañuelo de seda blanco y sobre el mismo prenden la rica mantilla de terciopelo que el alto moño mantiene enhiesta.»

SALAMANCA - Candelario

MUJERES DE CANDELARIO. Peinan sus grandes moños y sus cocas, y de su cabeza penden lujosas cintas. Llevan jubón de terciopelo brochado, las mangas abiertas hasta el codo. Botonadura de oro. El guarda-piés, de pliegues, y sobre el mismo, el amplio manteo de paño del vecino Béjar, con sus cuatro grandes canalones o "candilejas". Al borde el "alrededor" de paño de distinto tono formando complicados adornos, y como remate el "repulgo", banda de terciopelo y seda. A la cintura amplia faltriquera. Media blanca y charolados zapatos de ricas hebillas.

SALAMANCA .- Mujeres de Candelario

DEVOTAS DE CANDELARIO. Sobre la cabeza el amplio pañuelo encuadrando el rostro, y sobre él la negra mantilla de brochado terciopelo rematado en ancha cinta, que llaman tirana. Por delante termina en volante de encaje negro, que cobija el rostro. Tales son las prendas con que se toca, realzando su rostro, la mujer de Candelario para ir a la iglesia.

SALAMANCA .- Devotas del Candelario

SILUETAS DE CANDELARIO. Al salir a la calle, la charra de Candelario se protege con el senenero, pañete verde o amarillo, bordeado de cintas y sujeto por delante por sus dos puntas con rico broche. Sencillo para el diario uso, se adorna y enriquece para las ocasiones. Tal es el caso de las tres mujeres que destacan su silueta sobre la vieja casa de amplio barandal.


SALAMANCA .- Siluetas del Candelario 

____________________

« En prolongación de la sierra de Francia sigue la de Gata, que da asiento a pueblecillos como Robleda y Peñaparda, de la región del Rebollar, foco del traje charro que se reputa como el más primitivo de los que aún perduran.
Es muy interesante el traje de hombre de Robleda, caracterizado por su amplio sombrero de grandes alas sujetas por cordones a modo de bridas. Llevan también chaquetilla o sayo con aldetas, que recuerda a la de Lagartera, sólo que aquí es más ceñida y se sujeta con cordones por delante. Camisa con alto cuello y lujoso chaleco. El traje de la mujer es un intermedio entre el de Peñaparda, influido por el extremeño y el del vecino Ciudad Rodrigo, ya salmantino del llano.»


SALAMANCA - Roblera y Peñaparda

MOZOS DE ROBLEDA. El traje masculino de Robleda es más interesante que el de Peñaparda, sobre todo por los amplios sombreros con bridas o cordones que sostienen las enormes alas. Es muy característico el sayo, o chaqueta de paño con aldetas, que llevan en todo el borde especie de solapas de otro color, adorno que se repite en las bocamangas. Estos sayos se atan cerrándose por delante con cordones. Los chalecos, de idéntica forma que en Peñaparda, están cuajados de brillantes bordados. Llevan también el pañuelo de seda como en aquel lugar, sólo que colgado de la faja, sin duda para no ocultar el lujoso chaleco.
Tienen cierta elegancia las siluetas de estos mozos de Robleda al marchar airosos por las calles del desamparado pueblo, situado en un llano salpicado de manchas de robles corpulentos.
El traje de la mujer no se entronca tanto como el de Peñaparda con el extremeño, y su proximidad a Ciudad Rodrigo ha hecho que el charro influya decisivamente en la indumentaria femenina del lugar.

SALAMANCA.- Mozos de la Robleda

SALAMANCA.- Mozos de la Robleda

____________________

«El traje femenino de Peñaparda, de paños toscos y listados, confeccionados en el lugar, es muy primitivo. Tiene, sin duda, influencias montehermoseñas, como son la manteleta cruzada y la corta falda, así como el pañuelo suelto sobré la cabeza. Las piernas al aire desde la rodilla las cubren con sencillas medias o con estas muy bordadas al estilo de Lagartera. El traje masculino dé Peñaparda es casi idéntico al de Robleda, salvo el sombrero, más vulgar y de más modestas proporciones.»

SALAMANCA - Peñaparda

TRAJES DE PEÑAPARDA. Salamanca es probablemente, entre todas las provincias españolas, la que más conserva su vieja indumentaria, y si bien es que como foco vivo de traje femenino sólo existe Candelario, perduran en toda la provincia gran número de fiestas y funciones religiosas a las que las gentes asisten ataviadas con sus ropas charras.
Los trajes de La Alberca y Candelario, de las sierras de Francia y de Béjar, son esencialmente distintos de los del llano que se extiende desde Salamanca a Ciudad Rodrigo, y éstos a su vez difieren de los de la ribera del Duero, que persisten aun en pueblos como Aldeadávila y Villarino. Muy diferentes son también los traje: de la región del Rebollar, limitando con Cáceres, que pueden aún verse en Peñaparda y Robleda.
El traje de Peñaparda, juzgado como el más primitivo de la provincia, poco tiene que ver con el charro. Llevan sobre el busto las mujeres un mandil o serenero casi idéntico al de las montehermoseñas, aunque más adornado; llevan también faldas o manteos muy cortos, con las medias al aire, y zapatos de hebilla, lo que se repite en Montehermoso, si bien en éste las faldas son mucho más plegadas y se superponen en mayor número. Las mangas terminan en adornadas carteras, y bajo las mismas se asoman los puños de la chambra, especie de manoplas con flecos de colores. Llevan, por último, como las montehermoseñas, pañuelos sobre las cabezas, si bien los dejan siempre sueltos, sin anudar. Todas estas semejanzas y la existencia también de sombreros de paja con capota en esta región inclinan a referirla al traje cacereño más que al charro, lo que nada tiene de extraño, dada la proximidad de Extremadura. Tienen también prendas lagarteranas, como las policromadas medias, que usan en ocasiones.

Por la parte anterior llevan dos faltriqueras colgando de la cintura y adornados cordones, de los que penden llaves, tijeras y otros objetos de uso domésticos. Los lienzos de todas las prendas son de toscos tejidos de franjas de colores, confeccionados en el lugar. Los hombres llevan sombreros de breves alas, adornados con cintas de colores y grandes borlas, que caen por atrás. Llevan amplias y largas capas, chalecos con escoté cuadrado; colgando de los mismos, y como lujosa ostentación, pañuelos de seda dé vivos colores.

SALAMANCA- PEÑAPARDA.- Mujeres en traje de fiesta

SALAMANCA- PEÑAPARDA.- Requíebros

SALAMANCA.- Nenas de Peñaparda

SALAMANCA.- Mozos de Peñaparda

____________________

«Dejando la serranía, bajemos al llano, a la dilatada campiña de Salamanca, y en cualquier pueblecillo de la misma podemos encontrar en los arcones el traje charro del llano, que casi todas vistieron en sus bodas.
Las mujeres llevan sobre el corpiño toda clase de joyas, de tamaño más moderado que en La Alberca; riquísimas mantillas, cintas que penden del moño y de la cintura. La figura abigarrada por delante adquiere, vista de espaldas, simplicidad y armonía singulares.
El charro de ajustado traje tiene como prenda distintiva del resto del traje varonil español la polaina de cuero, indispensable a sus hábitos de jinete.
En la ribera, pueblos como Villarino y Aldeávila conservan él traje charro femenino del llano con toda su pureza. El masculino ha sido casi abandonado, y para las fiestas visten sobre las prendas vulgares graciosas y cortas blusillas cuajadas de bordados. En la Armuña, al norte de Salamanca, existen algunas variantes, tales como la reaparición del sombrero de paja, de capota, análogo al de Ávila, y faldas que recuerdan a las de Zamora. Usan también una curiosa prenda, la sobina, corta mantilla adornada por delante por un volante que rodea el rostro.»

SALAMANCA - El llano

GRUPAS CHARRAS. Gentiles siluetas las de estas charras del llano, que cabalgan sobre las grupas de las jacas, a espaldas de sus parejas. Amplias faldas o manteos de afiligranados bordados. Ricas mantillas de sutil encaje y más rico joyel de collares con cruces, tembladeras, encomiendas, cristos y corazones. Al caer de la tarde, de regreso de la ciudad vecina, cruzan el encinar que circunda la aldea.

SALAMANCA .- Grupas charras

CHARRAS DEL LLANO. Visto de espaldas, el traje charro adquiere una prestancia religiosa. Pañoleta de encaje, rico crucero bordado o dengue, cintas que penden del moño en señal de soltería y. encima, la mantilla terminada en dorado remate.

SALAMANCA .- Charras del llano

CHARROS DE SALAMANCA.—Ajustados trajes de rico pectoral y ceñida polaina, ricas botonaduras, brochadas chaquetas, visten estos charros de airosa traza.

SALAMANCA .- Tipos charros

CHARRAS DE ALDEADÁVILA. MOZOS DE ALDEADÁVILA En la raya de Portugal, junto al profundo cañón del Duero, está Aldeadávila, coa sus trigales naciendo entre peñascos. Las mujeres conservan el más puro traje charro, de chocante uniformidad. Mantilla de negro terciopelo, con lujosos bordados, bajo la que asoman las rodelas con sus siete agujas de afiligranadas cabezas. Sobre el mantón de flecos, profusión de collares de bellotas de oro. Los hombres han bastardeado el traje charro, pero en lugar de adoptar la vulgar blusa de percal de otros lugares, han puesto la moda de vestir graciosas blusillas cortas, llenas de complicados adornos, que en algunos casos cubren casi por completo la prenda.

SALAMANCA - Aldeadávila.- Charras de fiesta

SALAMANCA - Aldeadávila.- Mozos en domingo

_____________________

       «Salamanca es la provincia donde el traje se nos presenta en más variados matices, siendo los tres a que nos hemos referido los más clásicos y distintivos.»

(Continuación...)

Fuentes: El texto y las imágenes de las fotografías de José Ortiz Echagüe son reproducidos del libro: España - Tipos y trajes, publicado por "Bolaños y Aguilar" - Madrid (Años 30-40?)



Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

5 comentarios:

  1. Me asombra muchísimo la variedad de trajes, tanto masculinos como femeninos, que hay en los pueblos del sur de Salamanca.
    Hace unos años estuve por la zona y los pueblos están relativamente cerca. Y hay que ver cuántas diferencias entre unos y otros.
    Aparte de la riqueza de adornos y detalles que se observan en todos ellos. Curiosísimos algunos de ellos.
    ¡Qué distintos a los trajes de la zona de Murcia!

    Abrazos, Marga!!!

    PD: Voy a guardarme todas las fotos. Nunca se sabe lo que pueda pasar con blogger. Y me gustaría conservarlas. Jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son trajes muy hermosos. No conozco Salamanca, pero me impresiono la riqueza y la variedad de estos trajes. Mirando el libro, hay una sorprendente diferencia entre las distintas zonas de España (ya lo verás…)
      Las fotos, las publico con la esperanza de que permanezcan en el blog al alcance de todos. No había pensado que cualquier día, pueda aparecer un nuevo “genio de la estupidez” que prohíba los blogger o algo de esto, pero es muy probable...

      Abrazos !!!

      Eliminar
  2. Es extraordinario el documento que has logrado. Esos trajes forman parte de nuestra cultura y la mayoría de las veces no lo sabemos apreciar, tal vez, por falta de información. Los trajes son de una gran riqueza en telas y adornos. Gracias por esta entrada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola, soy Mª Amparo López, colaboradora de la Fundación Centro de Estudios Vicente Blasco Ibáñez. Me pongo en contacto contigo para ver si es posible que me facilitaras un mail para estar en contacto más directo.

    La dirección de mail a la que puedes dirigirte es la siguiente: fundacionblascoibanez@gmail.com.

    Aprovecho para decirte que puedes seguirnos en Facebook, Twitter, y en el blog que tenemos en nuestra web: www.fundacionblascoibanez.com

    Un cordial saludo, y gracias de antemano.

    ResponderEliminar
  4. Hola yo tengo tres cuarto de hombre negro como de lona muy antiguo nose de que año es ni de que hepoca. Me gustaría Sarver lo argien me lo puede decir gracias

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...